Abre su con Sabiduría, la ley de clemencia está en su boca. Dime qué hablas y te diré qué eres”

Este fue un estudio Bíblico que preparé sobre el uso sabio de la lengua. Reconozco que me falta muchísimo todavía por recorrer para mejorar esta área de mi vida, pero espero que este estudio sea de tanta bendición como lo fue para mi mientras lo realizaba. Es un poco extenso, por lo que pueden imprimirlo y leerlo poco a poco, pues incluye muchos versículos que vale la pena meditar.

Bendiciones mil.

Pueden usarlo abiertamente, pero es ético dar los créditos debidos a cada autor de los estudios.

“Abre su boca con sabiduría y la  ley de Clemencia está en su boca”

Proverbios 31:26 

Estudio bíblico sobre el uso de la lengua

Recuerde el rostro que vio dentro de la caja  para que no olvide que es esa persona la que debe morir cada día.

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros…en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas, pero dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. No mintáis los unos a los otros habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno.” Colosenses 3:5.8-10

¿Por qué no abandonamos nuestros hábitos pecaminosos fácilmente? 

Leamos  Jeremías 3:9-12

¿Cuáles fueron los criterios que usó Judá para comparar su pecado y el  de  Israel?

__________________________________________________________________

__________________________________________________________________

¿Qué opina Dios mismo sobre el pecado de ambas naciones al final del versículo 12 y 13 a? ______________________________________________________________

Muy a menudo justificamos nuestras acciones porque consideramos mínimas nuestras faltas en relación a las de otras personas, pero debemos recordar que el parámetro para “medir” nuestro progreso espiritual es Cristo mismo.

Quienes deben reconocer dicho crecimiento en nuestra semejanza a Cristo es nuestro prójimo: hermanos, padres, amigos, compañeros de trabajo, cónyuge. Proverbios 21:2 y 2 Corintios 10:12- 13 y 17-18. 11:30.

Recuerde que lo importante no es la botella es el contenido de la misma.

Si” de la abundancia del corazón habla la boca” debemos evaluar nuestro interior.

Efesios 4:13.22-32  ¿Qué debemos renovar según el versículo 23? _______________

Las personas podrán no vivir lo que profesan, pero siempre vivirán lo que creen.  Todas nuestras acciones evidencian lo que pensamos de nosotros mismos. “Porque cuál es el pensamiento en su corazón,  tal es él” Proverbios 23.7

Tenemos que tener un concepto de nosotros mismos humilde,  porque Jesús, siendo el hijo de Dios lo era. “Aprended de mi que soy MANSO y HUMILDE de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas” Mateo 11:29

Romanos 12:3 , 14-21.  Filipenses 2:3-11

Las personas que desprecian, critican y  tratan con aspereza a otros es porque tienen un muy alto concepto de si.  Pablo estuvo tentado a “exaltarse desmedidamente o enaltecerse sobremanera” (1 Corintios 12: 7-10) por eso Dios permitió que tuviesen un aguijón. “no sea que por causa de uno, os envanezcáis unos contra otros. Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste ¿porqué te glorías como si no lo hubieras recibido?

¿Quiere usted ser feliz?

  La receta bíblica es ésta: 1 Pedro 3:8-15.

Muchos sinsabores en la vida son consecuencia de nuestro mal uso de la lengua.

¿De qué es capaz la lengua nuestra?

“Porque todos ofendemos muchas veces…la lengua es un miembro pequeño, pero se jacta de grandes cosas…la lengua es un fuego, un mundo de maldad…contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno…pero ningún hombre puede domar la lengua (por sí mismo) que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal. CON ELLA BENDECIMOS A DIOS Y PADRE, Y CON ELLA MALDECIMOS A LOS HOMBRES, QUE ESTÁN HECHOS A LA SEMEJANZA DE DIOS. De una misma boca proceden bendición y maldición, hermanos míos esto no debe ser así…el que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley…uno es el dador de la ley; pero tú, ¿quién eres para que juzgues a otro?”  Santiago 3 y 4.   Lo que está escrito en el paréntesis es una nota aclaratoria mía. Pues Cristo da la Gracia la cual, .mediante su Espíritu Santo y la exposición de su PALABRA puede cambiar nuestras mentes y vidas.

Si alguno se cree religioso entre vosotros, y no refrena su lengua, sino que engaña su corazón, la religión de tal es VANA. La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones y guardarse sin mancha del mundo… porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia: y la misericordia triunfa sobre el juicio” Santiago 1:26-27, 2:13.

Hermanos, si alguno fuere sorprendido en alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de MANSEDUMBRE, considerándote A TI MISMO, NO SEA QUE TAMBIÉN TU SEAS TENTADO…así que, cada uno someta a prueba su propia obra, y entonces tendrá motivo de gloriarse sólo respecto de si mismo, y no en otro, porque cada uno llevará su propia carga” Gálatas 6:1 y 4

Somos muy severos al juzgar a otros porque a menudo nos consideramos espirituales. Todos podemos fallar e incurrir a pecados terribles, por eso debemos ser cuidadosos al amonestar o regañar a otros por sus faltas. Sin duda alguna, en algún momento de nuestra vida debemos amonestar a alguien, pero hagámoslo con AMOR y MANSEDUMBRE (poder bajo control)  porque lo que debemos hacer es RESTAURARLE.

¿Ha visto usted como restauran las antigüedades? Dado que los materiales son muy frágiles se manejan con sutileza, con sumo cuidado y ternura. Así mismo son las vidas de las personas que nos rodean. Tengamos mucho cuidado, pues Jesús dijo que lo que le hagamos  a cualquiera de sus pequeños, a él también se lo hacemos.

Cuando ofendo a mi hermano, esposo, padre, amigo, ofendo a Cristo, pues él es su creador.

  El arma que más vidas ha destruido no es la bomba atómica. La bomba atómica destruye cuerpos y materia, el arma más nociva que hay en el mundo está dentro de su boca: destruye sueños, lastima el alma de las personas, desanima, ofende, acuchilla la estima de otros, daña la reputación de otros, exige, oprime, no agradece los sacrificios que han hecho por ti, divulga los errores y defectos de otros (muy pocas veces los propios), humilla, compara, divide amigos, destruye relaciones, destruye matrimonios, ministerios, destruye vidas de niños, jóvenes, ancianos, mujeres y hombres. 

La gran mayoría de delincuentes narran sobre las ofensas que recibieron en su niñez por parte de sus padres, familiares,  amigos y maestros.  (he conversado con muchos pandilleros, quienes narran con rencor el maltrato al que fueron expuestos, quizás si hubiesen sido bendecidos por sus padres no hubieran buscado amistad, apoyo y solidaridad en maras o pandillas)

Un gran porcentaje de las mujeres que ejercen prostitución fueron víctimas de maltrato verbal y sexual en su niñez o adolescencia o por su pareja (esposo).

Podría escribir más, pero espero que esto sea suficiente para que vea todo el daño que puede ocasionar su lengua. Medite sobre a quiénes ha ofendido y ¿De qué debo hablar entonces?  ¿Cómo puedo usar mi lengua de forma Sabia?

Inicialmente, dado que actuamos conforme a lo que pensamos de nosotros mismos, debemos: Cambiar nuestra manera de Pensar para cambiar nuestra manera de vivir.

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de nuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.”  Romanos 12:2

“Y renovaos en el Espíritu de vuestra mente…” Efesios. 4

¿En qué debo pensar entonces?

“Regocijaos en el Señor siempre. Otra vez digo: ¡Regocijaos! Vuestra gentileza sea conocida de todos los hombres (no sólo por algunas personas) El Señor está cerca…

Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, Todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo que es de buen nombre: si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” Filipenses 4: 4-8

¿Quién es descrito en la Biblia con todos estos adjetivos: Veraz, honesto, justo, puro, buen nombre, virtuoso, digno de alabanza?________________________

¿Qué cosa es descrita en la Biblia con esos mismos adjetivos? ______________

Es decir, que debo pensar en:

  1. Alabar a Dios y agradecerle por lo que si tengo, no enfocarme en lo que aún no tengo.
  2. Que Cristo viene pronto, debo ser testimonio de amabilidad y gentileza a todos los que me rodean, quizás alguno se convierta.
  3. La persona de Dios y en la Biblia.
  4. Información que sea fidedigna, que pueda ser confirmada, evidente, que pueda ser probada (los chismes o temas de novela muy difícilmente son así), cosas honestas, puras, de buen nombre (no dañar la reputación de nadie), cosas relacionadas con virtudes y cosa dignas de alabanza.
  5. Orar, más que en afanarme en los problemas y angustiarme.

En la misma proporción que pensemos en estas cuatro cosas, terminaremos hablando de ellas…”pues de la Abundancia del Corazón habla la boca”…

“si alguno habla, hable conforme a las Palabras de Dios…” 1 Pedro 4.11

(leer también 1 Pedro 4:7-11 sobre otros usos de la lengua)

¿Porqué los cristianos no hablan piadosamente muchas veces?:

“¿A quién hablaré y amonestaré para que oigan? He aquí que sus oídos son incircuncisos, y no pueden escuchar: he aquí que la Palabra de Jehová les es cosa vergonzosa, no la aman” Jeremías 6:10

“¿Se olvida la virgen de su atavío o la desposada de sus galas? Pero mi pueblo se ha olvidado de mi por innumerables días” Jeremías 2:32

“Mi pueblo fue destruido, porque le faltó conocimiento. Por cuanto desechaste el conocimiento, yo te echaré del sacerdocio: y porque olvidaste la ley de tu Dios, yo también me olvidaré de tus hijos”. Oseas 4:10

“Pero al malo dijo Dios: ¿Qué tienes tu que hablar de mis leyes, y qué tomar de mi pacto en tu boca? Pues tu aborreces la corrección y echas a tu espalda mis palabras. Si veías al ladrón tu corrías con él y con los adúlteros era tu parte. Tu BOCA metías en mal y tu LENGUA componía engaño. Tomabas asiento, y hablabas contra tu hermano; contra el hijo de tu madre pondía infamia. Estas cosas hiciste, y yo he callado, pensabas que de cierto sería yo cómo tú; pero te reprenderé y las pondré delante de tus ojos”  Salmos 50:16-21

Es triste decirlo, pero cada vez son menos los cristianos que leen la Biblia todos los días. La vida nos empieza a ir mal y entonces culpamos a Dios, pero no es él sino nosotros quienes lo hemos relegado a él a un segundo plano. Somos nosotros quienes nos hemos olvidado de su palabra.

Este estudio lo empecé a realizar gracias a mi hermana más pequeña, quién me hizo ver cuán hiriente podía ser mi lengua. Yo no pensé que fuera un asunto muy grave, pero he tenido inconvenientes en mi vida y sé que se debe a la falta de prudencia, sabiduría, humildad con la que yo comunicaba las cosas.

Pues muchas veces en mi afán de ser completamente veraz era cruel o actuaba como juez. Pero al  percatarme de lo terrible de mi pecado he empezado a despojarme de esos hábitos no piadosos al hablar.

NO pretendo haber crecido gran cosa, pero Dios sabe, cuánto estoy luchando para mejorar mi comunicación y el dominio de mi lengua. Estas cosas que he propuesto son cosas que he empezado a implementar en mi vida y verdaderamente transforman la vida y las relaciones de las personas.

Por mi parte, yo he decidido desde hace mucho tiempo compartir testimonios sobre mi propia vida y trato de ajustarme a los hechos lo más fielmente a la realidad; para compartir el de otra persona suelo pedirle permiso, no contar intimidades de nadie. Me he determinado a no divulgar los pecados de otras personas ni siquiera los míos propios a personas que no serán parte de la solución. La mayoría de veces opto por orar y créeme que funciona mejor que hablar, lo único es que a veces tarda un poco más en verse los resultados,  ¡pero funciona!

Estoy tratando de restituir en la medida de lo posible a aquellas personas que he ofendido, siempre me he disculpado pronto cuando siento que ofendí a alguien, pero ahora me cuido más de no repetir el mismo error, a veces fallo, pero estoy luchando. Sólo podemos cambiar nuestra manera de hablar cuando le rendimos a Dios nuestras mentes, almas y corazones. Espero Dios te bendiga y este estudio te ayude a profundizar más sobre el tema y mejorar tus relaciones.               

Sthephany Sagastume

sthepsagcas@hotmail.com

“Hay hombres cuyas palabras son  como golpes de espada; más la lengua de los sabios es medicina”  Proverbios 12:18

Lecturas sugeridas:

Proverbios 10 y 15, Proverbios 31, Salmos 39, Salmos 19. Isaías 59 y 65

Smith Pegues, Deborah  “Controla tu Lengua en 30 días” editorial Portavoz.

About these ads

2 pensamientos en “Abre su con Sabiduría, la ley de clemencia está en su boca. Dime qué hablas y te diré qué eres”

  1. fue de gran bendicion este estudio en mi vida..y creo q si quiero crecer en el senor tendre que aplicar estos consejos de la palabra en midiario vivir se q tendre que esforzarme pero definitivamente es nesesario ponerle un alto a mi lengua. gracias a la persona que escribio este estudio y por su sinceridad al compartir esto, no pretendo alagar a nadie solo darle la gloria y la honra al que la merese a nuestro salvador jesucristo. bendiciones.

    • Amén. Realmente, si somos sinceros, todos nosotros necesitamos mucho mejorar en nuestra forma de hablar con rectitud. Ciertamente, sólo Jesús merece toda gloria y honra. Bendiciones mil!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s